¿Por qué el águila como símbolo de nuestra empresa?

¿Por qué el águila como símbolo de nuestra empresa?

¿Por qué el águila como símbolo de nuestra empresa?

Veamos un estudio Bíblico:

SALMOS 103: Versículo 5.

El que sacia de bien tu boca, de modo que te rejuvenezcas como el águila.

Aquí la Palabra de Dios no está hablando de la fuente de la juventud de Ponce de León en Florida.  Si usted tiene 75 años, usted no puede creer para tener 20 años.  Dios colocó la ley del tiempo. Por lo tanto, si usted tiene 21 años, usted no puede volver a ser de 20 años en el juicio físico porque ése es un derecho natural. Dios estableció esa ley del tiempo, pero también fijó la ley espiritual. Esto es en el contexto de este tremendo Salmo que contiene esta estupenda verdad espiritual “. . . de modo que te rejuvenezcas como el águila”.

Esta expresión quiere decir que, no importa cuántos años tenga usted, usted puede tener vigor juvenil constantemente y mantener esas habilidades mentales; usted no es cargado y derrumbado con las respuestas negativas de otras personas de la misma edad. Las personas jóvenes son vivaces; siéntase como que si puede conquistar el mundo, como si pueden aplastar cualquier problema que se presente.

Hasta que el Obispo Bishop K.C. Pillai de la India enseñó el renovar de la juventud, de cómo el águila se renueva y la grandeza de esto, esta figura retórica no tenia sentido. ¿Qué el águila renueva su fuerza, y cómo se relaciona esto con nosotros?. Bien, este pasaje se refiere a un águila encontrada en el Oriente. Esta clase de águila se levantará periódicamente subiendo a unas alturas tremendas, y luego repentinamente, cerrará sus alas, y recta de cabeza, hacia abajo, y se bombardeará en el mar con tanta velocidad como pueda generar. Cuando el águila surge a la superficie, no tiene ninguna de las plumas en la espalda, por eso deben flotar hacia la orilla y a paso de tortuga entre los arbustos hasta que sus plumas hayan crecido. ¿No dice algo esto?.

Dios renueva nuestra juventud como la del águila. Renueva nuestra juventud permitiendo que nosotros quedemos libres de todo nuestro lastre – todas esas plumas viejas y sucias, todos esos negativos , esos miedos, esos temores, esas preocupaciones, todas las cosas que nos han derrumbado.

Esta renovación, como la del águila, es un beneficio que no debemos olvidar. “.. y no olvides ninguno de sus beneficios.”

Piense cómo ha permitido que caigan esas cosas que en cierto momento nos perturbaron y nos vencieron, en muchos casos. Debe ser como lo que escribió el apóstol Pablo.

Filipenses 3:13

Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,

“Yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado”. Corresponde a la misma verdad general escrita en este Salmo: “. . . de modo que te rejuvenezcas como el águila”.